Blog

Trabajo en altura en Suecia

Hace una semana, hicimos trabajo en altura, en donde junto a mi sambo Eli (pareja) fuimos a ayudar a su familia a cambiar el techo de una casita que tienen en una pequeña localidad sueca, a metros del mar del norte y a unas horas de Noruega.

Arrancando el viaje

Arrancamos el viernes por la tarde, luego de una larga jornada de trabajo en la que fue muy física como casi todos los días. Aqui pueden ver que clases de trabajos realizo hoy en día en Suecia.

Antes de irnos decidí realizar un corto recorrido de running en el lago que tenemos cerca de casa, por si les interesa saber, este es el segundo lago más grande de toda Suecia, llamado Vätter. Fueron unos 20 minutos como para oxigenar mi cerebro y poder descansar mejor por la noche, ya que en camino hacia esa localidad serian unas cuatro horas.

Vätterstranden Jönköping Sverige
Aquí el lago Vättern, el segundo más grande de Suecia.

Una vez terminada esa pequeña pero importante sesión decidí preparar mi pequeño bolso. Eso si, siempre que viejo dentro de Suecia llevo mi equipo de mate conmigo, es algo que no puede faltar, al igual que cuando voy a la playa. En este hay lugar para el mate, termo, yerba, un libro, una botella de agua y una que otra galletita. Es perfecto! Gracias a mi familia por traérmelo la última vez que vinieron, es increíblemente práctico y funcional.

Durante el viaje

El viaje fue un sube y baja de siestas, estaba muy cansado e iba en la parte de atrás, por lo que para mi paso muy rápido. Tengo que admitir también que caímos en la tentación de Mc Donald’s a la mitad del camino, aunque no me crean fue mi primera y única vez hasta el momento que utilice esta casa de comidas rápida en Suecia!. En mi recorrido miré unos capítulos de la famosa serie llamada “graduados” que se transmitió en Argentina durante el año 2012. Ese trío de actores aportaron a mi viaje un toque de “argentinidad” y recordar costumbres y modismos que uno a veces no los usa mas.

Atardecer en Suecia en verano
22 Hs y es aún de día en Suecia durante el verano.

Manos a la obra

Una vez llegados a la casita eran las 22 Hs, y créanlo o no en esta época del año, ya casi verano, oscurece alrededor de esa hora (22 Hs) pero en algunos lugares como el norte la noche nunca llega. Que loco no? es una sensación rara para mi gusto.

En cuanto a cena, esa pequeña hamburguesa con sus papas fritas no fueron suficiente por lo que al llegar nos esperaban para comer gambas con alioli (salsa hecha a base a aceite y ajo) y baguette.

Aquí una gamba o marisco, les empece a agarrar el gusto.

Arrancando el trabajo en altura

La mañana siguiente arranco con un buen café americano negro, sin leche ni azúcar. No hubo tiempo para el mate, ya que el mate se toma en ocasiones más relajadas para mi gusto, nada de andar como locos con el termo en una mano. El super desayuno “casi” americano llego luego de dos horas de trabajo.

Primera tarea: sacar todos los tejados y tirarlos a un contenedor.

Trabajamos sábado y domingo, ambos días arrancamos a las ocho de la mañana. Los días fueron excelentes para estar en Suecia, ya que uno nunca sabe que días te puede tocar incluso en primavera o verano. Hasta estuve en camiseta, de no creer.

Nuestra primer tarea trabajando en altura fue la de sacar todos los tejados viejos del techo, como ven en la foto estábamos sacando los tejados uno por uno y los cargábamos de a 4 o 5 para tirarlos en el contenedor que teníamos a un costado de la cabaña. Fueron ocho toneladas de tejados que sacamos de ese techo. Nos costo alrededor de medio día removerlos.

Con Eli sacando los tejados.

Una vez que removimos todo toco sacar las estructuras de maderas que servían de unión entre el techo y los tejados. Todo eso tenía que irse incluso la membrana (alfombra negra) que sirve para evitar filtraciones y asi agua en el interior.

Fue un duro trabajo, el altura, el sábado trabajamos alrededor de 12 horas (con descansos obviamente y mucha comida) pero valió sumamente la pena. Aprendí un oficio nuevo, ya que el capataz de la obra fue el primo de Eli llamado Gunnar. Él es un profesor de carpintería por lo que es un crack en estos terrenos y nosotros fuimos sus discípulos o alumnos. Siempre digo que aprendemos algo nuevo durante toda nuestra vida y nunca sabemos cuando podemos aplicar lo que aprendimos y tampoco que el conocimiento ocupa lugar.

Ultimo dia de trabajo en altura

El domingo se trabajó medio día. Ya ese lunes venia una empresa a seguir lo que nosotros arrancamos, había que terminarlo cuanto antes y nosotros teníamos que volver a nuestra vida y obligaciones en Jönköping por lo que nos era imposible quedarnos ahí por mucho que quisiéramos.

Pegando la membrana en el techo.

Para cerrar la historia luego de los tejados, placas de madera, membranas, canaletas, remover y cambiar madera del techo que estaban en mal estado pegamos la membrana. Fue algo muy bueno de aprender, ya que aquí en Suecia este tipo de techos y tejados abundan y se cambian cada 35 años o depende de como se encuentren. Estoy muy agradecido de haber tenido esta oportunidad de aprender algo nuevo que hasta dos días atrás no tenía ni idea de que se trataba.

Antes de despedirme de ese silencioso lugar me fui a la pequeña playa que se encuentra cerca de la cabaña. Incluso en verano suele estar tranquilo por lo que a esta altura del año estaba toda la costa para mi solo. Fue lindo relajarse luego de haber trabajado en altura y levantando muchos kilos.

Volviendo a la rutina con nuevos conocimientos luego del trabajo en altura

Una vez de vuelta en la autopista dejando atrás esos dos intensos días de duro pero enriquecedor trabajo tomamos una ruta alternativa para ver un pueblito famoso de pescadores llamado Fjälbacka. Ya había estado ahí pero el turismo era abrumador ese día de verano por lo que ahora, en épocas de primavera y pandemia no había más que locales, nada de turismo noruego como suele haber, ya que la frontera de Noruega esta cerrada.

Me despido con estas imágenes, lo que vieron nuestros ojos antes de poder captarlos para siempre en mi cámara y poder compartirlo con ustedes en mi Blog.

Saludos desde Suecia, gracias por leerme.

Un abrazo.

Federico Ale.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad