Blog

Paulina, una argentina en París

Pau, una argentina en París nos cuenta su historia de vida donde ya hace cuatro años que cumplió su sueño de vivir en París.

Buenas tardes hoy compartimos en el mundo según Fede una historia de vida, de las tantas que se van sumando a la lista, en donde esta vez es contada desde la Capital francesa, llamada París, o también podriamos decir la capital del amor…

Comenzando la AVENTURA

¿Cuándo se te ocurrió emigrar? ¿Cuándo empezó ese deseo?

Soy Paulina, nací en Reconquista, una pequeña ciudad al norte de Santa Fe y a los 18 años comencé a estudiar Psicología en Rosario.

Mi pasión por la clínica lacaniana y la lectura de los textos de Maud Mannoni, una psicoanalista francesa que fundó un hospital de día para niños, adolescentes y jóvenes con psicopatologías graves, hizo que ni bien terminé los estudios, comience a aplicar para venir a París.

De todos modos, cuando tenía 15 años hice un intercambio en Bournemouth (Inglaterra), y al final de la experiencia cumplí mis 16 años en mi siempre soñada París.

Recuerdo que fueron tres agotadores días en los que corría para conocer lo más posible.

Emigrar ✈

Partí de Buenos Aires el 22 de agosto de 2017, la despedida de mi familia en Ezeiza quedará por siempre grabada en mi memoria.

En un principio, vine 6 meses a hacer un voluntariado que terminó siendo de un año en: “L’école expérimentale de Bonneuil”, el antes nombrado hospital de día fundado por Maud Mannoni.

Luego decidí quedarme para hacer un máster en investigación en psicoanálisis en la Sorbona y ahora comencé uno clínico.

Llegando al nuevo sitio: París!

Cuando llegué a París estaba superfeliz, no paraba de caminar, recorrer, observar. Aunque a decir verdad, ya llevo 3 años acá y mi actitud no ha cambiado, me siento una eterna enamorada.

Desde que llegué vivo en la Ciudad Internacional Universitaria de París, que es una residencia con más de 40 casas de todo el mundo en el 14ème arrondissement, al sur de París. Es un lugar que acoge a estudiantes de masters y posgrados de todo el mundo. Yo amo este sitio, ya que me permitió conocer a personas de distintas culturas y es el lugar ideal para practicar o aprender idiomas.

Para poder vivir aquí hay que aplicar en la página del Ministerio de Educación de Argentina antes de julio o junio, dependiendo el año.

Respecto a las diferencias culturales con los franceses hay muchísimas. Algo positivo que ellos tienen es que tienen muy encarnada la libertad de expresión, luego de conocerlos te queda claro por qué aquí se dio la Revolución Francesa. Sin embargo, algo a lo que no logro acostumbrarme es a su falta de espontaneidad, acá hasta para ver a un amigo todo se rige con una agenda.

AQUÍ MÁS HISTORIAS DE VIDA SOBRE EMIGRADOS

Documentación a hacer una vez en París

¿Necesitas visa? ¿Qué necesitas hacer una vez que estas en el país?

Yo tuve diferentes tipos de visas. Al principio al haber hecho un voluntariado obtuve una visa de visitante de un año. Luego tuve una visa de estudiante y al finalizar el primer máster me dieron una APS que es una visa profesional.

Aclaración: Si uno cuenta con una segunda Ciudadanía, que forme parte de la Unión europea, puede vivir y buscar trabajo legalmente

Desde chiquita me considero una viajera incansable, ya llevo recorridos 32 países y más de 200 localidades.

Paulina

Sanidad en Francia

Respecto a sanidad, ni bien llegan tienen que tramitar la “securité sociale” y luego deben pedir la carte vitale.

Trabajo y salarios en Francia

Yo aquí trabajé en un restaurant oriental por contacto de una amiga libanesa, luego como anfitriona en una tienda de lujo llamada Printemps y hace 2 años y medio que trabajo como niñera de un nene franco-argentino al que amo con toda mi alma. A este último trabajo lo encontré en una página Facebook que les súper recomiendo, se llama: “Argentinos en París”.

El salario mínimo en Francia es de 1,521.22 E por mes.

¿Cuánto se paga por una habitación y que incluye el pago mensual?

En la Ciudad Universitaria por una pieza de 12 m2 en la Casa de Alemania pago 460€ al mes. Comparto baño y cocina con todos los otros residentes del piso, pero tengo habitación propia.

Eso incluye todo: electricidad, agua, Internet, etc.

Mis amigas que viven en departamentos pagan a partir de 550 o 600€ al mes.

Relaciones sociales

¿Hiciste amigos? ¿Cómo es la vida social dónde vives?

La ciudad internacional universitaria es un lugar donde me hice muchísimos amigos y de países que solo había visto marcado en el mapa. Además, en la Universidad también conocí muchísima gente y más franceses. Acá en París lo más lindo es ir a hacer pícnics al parque o al borde del río Sena. Como el cliché, pero es cierto, comprar baguettes, muchos quesos, charcuterías y vino, aunque yo admito que soy más cervecera. También hay mucha cultura de bar, pero la gente es menos bolichera.

Yo amo bailar así que con mis amigos solemos llevar parlantes y nos ponemos à reggaetonear al borde del sena.

Viajes

Desde chiquita me considero una viajera incansable, ya llevo recorridos 32 países y más de 200 localidades. Cuando defino fecha y lugar, ya empiezo mi viaje intelectual que comienza a vivir con felicidad cada rinconcito con el que se va a encontrar.

Leo sobre la historia del país y la ciudad, busco sitios sobre qué es imprescindible hacer, cuál es la comida típica y dónde probarla, comienzo a marcar todo en Google Maps. Además, soy una loca buscadora de precios bajos y promociones, prefiero viajar mucho a gastarme todo en un solo destino. Eso no implica conocer menos, sino solo saber cómo y en qué ahorrar.

Creé el Instagram @paulinaalmaviajera para invitar a mis lectores a recorrer el mundo a través de mis escritos y brindarles los tips que podrían servirles si luego recorren el mismo lugar.

¿Algún sitio de los que estuviste que recomiendes?

Yo amo Francia y aquí he recorrido muchísimo. Ya llevo más de 80 localidades, pero te juro que sigue sorprendiéndome. Cada región tiene su riqueza arquitectónica, natural y gastronómica. La comida acá es exquisita y yo amo degustar los platos, vinos, quesos de cada ciudad.

Paulina, una argentina en París
Torre Eiffel, París – Francia.

Salir de la zona de confort

¿Qué se siente el haber salido de la zona de confort? ¿Valió la pena?

Viajar nos abre las puertas al mundo pero también al autoconocimiento. Hay una frase de Mark Twain que amo y dice: “Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”

AQUÍ OTRA HISTORIA SOBRE PARIS, CONTADA POR MILAGROS

Si te gusto o tienes alguna consulta comenta debajo 👇.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad