Viaje a Marruecos en nueve días

Crónicas de un viaje increíble al Reino de Marruecos por 9 días en el que conocí un mundo nuevo mundo antes mis ojos.

Buenos días desde Ibiza… Antes de trabajar me he venido a la biblioteca a organizar mi Blog, adjunto una historia de hace ya más de un año, precisamente en enero del 2017!Bueno, por donde comenzar?

Comprando el boleto a Marruecos

Todo comenzó desde el momento que compre junto a mi amigo Rob el pasaje de bajo cost o con Easy Jet, era la primera vez que no tomaba a mi fiel compañía Ryanair, ya que no salía desde Bristol, ciudad que cuenta con un aeropuerto, y es la más cercana a donde vivo actualmente en Inglaterra.

Una vez comprado el ticket a traves de Sky Scanner con destino a la histórica ciudad de Marrakech con vuelta desde su moderna Capital Rabat comencé a buscar, leer, investigar y conocer un poco más al país que iba a ir, eran muchas emociones juntas ya que iba a ser mi primera vez en África y en un país musulmán.

Una vez bien informado que era lo mejor para visitar de ese atractivo país, arme un itinerario (por así decirlo), ya que durante el viaje siempre suele modificarse o cambiar del todo. Hay tanto para ver y tantos lugares en ese país que me fue imposible hacerlo todo en mi primera visita aunque a mi criterio en los nueve días que estuve hice mucho.

Durmiendo en el aeropuerto

La historia empezó la noche anterior al viaje, un 23 de enero, en donde junto con Rob dejábamos el apartamento para así ir a la estación de tren de nuestra ciudad, a unos 20 minutos caminando. Una vez en llegados a Temple Meads (Estacion de trenes de Bristol) nos tomamos un Bus de una media hora que nos dejó en el aeropuerto para así pasar la noche en el, ya que nuestro avión salía a las 07:35 de la mañana.

Fue la primera vez que dormí tan bien en un aeropuerto, ya que nos fuimos a la planta alta donde ahí había un café y encontramos sillones, que los unimos para así hacer dos camas individuales… Si, si, como Tom Hanks en la película “La Terminal”, tengo que decir que encuentro el hacer esto como muy divertido. No soy el único, siempre hay unos cuantos como yo, he visto algunos hasta con bolsas de dormir!

Nueve dias en marruecos
Aeropuerto de Bristol – Durmiendo bastante cómodos

En el avion

Una vez arriba del avión, el piloto nos daba la bienvenida para así despegar y volar hacia África! Un nuevo continente para mí y totalmente diferente a Europa, la emoción era grande, ya quería estar ahí y entrar en ese mágico país del que tantas cosas lindas había leído.

Desde Inglaterra el avión tarda unas tres horas y media hacia Marrakech, la ciudad más famosa de Marruecos. Antes de bajar del avión te hacen llenar la ficha de embarque en donde una vez que estas en el aeropuerto lo muestras junto con tu pasaporte, Argentina no necesita visa para este país.

viaje a marruecos en nueve dias
Papel a rellenar una vez dentro del avión con destino a Marruecos.

Al bajar del avión, había un sol hermoso, algunas palmeras a lo lejos y mi adrenalina subía, ESTABA EN AFRICA! La aventura recién arrancaba… Una vez aceptada entrada en migraciones necesitábamos la moneda local, llamada Dirham marroquí, es casi imposible conseguirla afuera de marruecos e ilegal sacarla del país (supuestamente ya que yo me traje moneda local de suvenir).

Moneda de Marruecos

Su moneda es el Dirham Marroqui, en euros equivale a 1 euros = 10 Dirham. Esta moneda es una moneda cerrada lo que quiere decir que no la puedes comprar fuera ni llevar fuera del país. La única manera es una vez en cualquier aeropuerto del país ir a una agencia de cambio o sacar dinero de los cajeros automáticos. Personalmente hice esto en Marrakech y en Essaouira en un banco y ningun problema.

En muchos lugares turísticos verán los precios en euro o pueden pagarle con relación al cambio, igualmente es bueno siempre tener su moneda local, ya sea por souvenir o algún lugar que no te acepten euros.

El sueldo promedio según el diario la vanguardia es de 350 euros al mes, esto quiere decir que es bastante para ellos 10 Dirham, sobre todo fuera de Marrakech ya que esta es la ciudad más cara del país. Por ende no pagues los ridículos precios que a veces te pueden decir. Siempre regatea! Regla número 1.

viaje a marruecos en nueve dias
Moneda y billete, en ambos el Rey Mohamed VI.

Precios

  • Comer en un restaurante normal sale entre 1 y 5 euros, si van a comer en la plaza de Jamaa el Fna (centro de marrakech) Plaza de Jamaa el Fna los platos son pequeños y viene acompañado de un pan, no incluye bebida.
  • Hay restaurantes intermedios que por 10 euros tienes una entrada y un plato principal.
  • Restaurante de lujo muy bueno 15 euros 0 20 euros. En mi caso y en las tantas personas viajeras que conocí nos gusta todo lo local, no hay nada más lindo que mezclarse con los habitantes de la misma ciudad, comer donde comen ellos y saborear esas deliciosas comidas bien condimentadas con sus típicas especias y olores variados.
  • Pastelería, cada dulce o bollería no valen más de 30 centavos de euro.
  • Viaje al desierto de Merzouga Sahara desde Marrakech tres días y dos noches 85 Euros. Incluye: Transporte, parada en las Garganta de Teodra, Kashbah De Ait Ben, Estudios de Atlas Film (Solo por fuera), Una noche en hotel en la cordillera de Atlas, y finalmente desierto en camello, unas dos horas de ida, dormir en el desierto más música alrededor de una fogata, dormir en tiendas en el desierto y volver en la madrugada en camello hasta el autobús, así ven el amanecer en el desierto. Este tour incluye desayuno y cena, el almuerzo es aparte y sale alrededor de 10 euros.
  • Tour a Essaouira desde Marrakech 25 Euros. Incluye: parada en los famosos arboles de argan con sus cabras colgadas de estos y venta de productos locales. Una vez esta parte te llevaran a la ciudad costera.
viaje a marruecos en nueve dias
Aeropuerto Menara – Marrakech

Una vez fuera del aeropuerto y con algunos dírhams en la mano emprendimos al casco antiguo de Marrakech, llamados medinas, donde son las ciudades más antiguas del país, amuralladas y donde estaba nuestro hostel. Hay que aclarar que la ciudad nueva esta afuera de esta.

Subimos a un bus en el que dimos una vuelta entera por la ciudad para así volver otra vez al aeropuerto y otra vez emprender el viaje hasta el centro, ya que no bajamos en la parada en la que debíamos por lo que la mujer chofer nos dijo que era mejor empezar de vuelta, ya que era más fácil ubicarse ja, cosas que pasan. Una vez en el centro (dentro de la medina) era increíble la cantidad de gente que había en ese lugar, por todos lados ya sea vendedores, los famosos taxis y petit taxis (taxis más grandes, generalmente mercedes Benz viejos), vendedores ambulantes, puestos de comida, gente sentada tomando el te.  

Según el google map de Rob indicaba el recorrido, al notar que veíamos el celular y estábamos algo desorientados se nos acercó un hombre diciendo que nos iba a llevar al destino y que él conocía el camino, no teman si les pasa esto, es muy normal esto aquí, ya que dentro de las medinas es todo más complicado, calles pequeñas, sin salida y con muchas vueltas, como un laberinto! Nosotros le dijimos que no un par de veces, pero este hombre siempre aparecía adelante nuestro y nos insistía en seguirlo, fue útil a lo último ya que nunca creíamos que nuestro hostel, estaba ahí donde estaba (en una callesita sin salida).

¿Donde dormir en Marrakech?

El Hostel se llamaba Riad Marrakech Rouge, lo encontramos a traves de la Web Hostel World en el que este año estaba peleando el primer puesto de hostel en esa misma ciudad.

Antes de entrar el hombre pidió su famosa propina, una vez dentro nos recibió Ali, el encargado de ese turno, en el que antes de arreglar temas de dinero nos hizo sentar en los sillones de todos colores que hay en uno de los tantos livings y nos dio el famoso te marroquí (del que ya extraño) y así posteriormente ubicarnos en una habitación junto con 6 personas más, el hostel es como una típica casa marroquí, llamada Riad.

¿Qué es una Riad? Son llamadas a estas a las típicas casas marroquíes sobre todo las de dentro de las medinas (barrios o cascos antiguos) donde por fuera es una simple casa, pero una vez dentro en el medio de esta, se encuentra un patio o jardín con plantas, ubicándose alrededor las áreas comunes, cocinas, y así en su primer piso las habitaciones baños para así en el otro piso una terraza con vista desde arriba a la medina, donde sobresalen las numerosas mezquitas que hay ya que no hay edificios dentro de la medina.

Una vez acomodados en la habitación, dejamos todo así como estaba y emprendimos la aventura en busca de comida, ya que no habíamos almorzado y eran casi las tres de la tarde, fuimos a la plaza central de Marrakech llamada Yamaa el Fna, considerada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, y una vez ahí entramos sin pensarlo tanto en el primer restaurante que encontramos, subimos a la planta alta para así tener un vista de la vida cotidiana de la populosa plaza, donde uno ve y palpa como se mueve esa ciudad.

Al terminar un típico almuerzo marroquí acompañado de su delicioso pan casero del que venden y siempre va acompañado en las comidas por todo el país emprendimos la caminata al famoso suck, mercadillo que se encuentra a unos 100 metros de la plaza, es tan grande y con tantas cosas para ver.

 En el famoso Suck

Una vez que se adentran en estas minúsculas calles laberintos verán muchisimos locales con ventas de todo tipo de souvenir, joyeria, alfombras, dieteticas, indumentaria de cuero de oveja en todas sus variantes, frutas, panaderias

A tener en cuenta:

A veces resulta imposible detenerse en un puesto ya que en esta particular ciudad, los vendedores insisten mucho y te invitan a ver sus productos, a lo primero resultaba muy incómodo, pero luego uno se acostumbra y lo toma como normal dentro de la medina.

Un ejemplo es que los van a invitar dentro de sus locales, una vez dentro les haran un tour y les diran que sus alfombras (Por decir) son originales y que sus productos son legítimos, siempre te van a dar un precio altísimo del producto, ellos te preguntaran cuando crees tú que vale, tu solo tienes que seguir el juego y pelear el precio, como en el precio de la historia, el programa de History Channel.

Nunca pagar lo que te dicen, recuerden esto.

Para orientarlos dentro de esta medina, es donde se concentran la mayor parte de los turistas (hay muchos hoteles y hostels adentro), como así los vendedores, ya sea en sus locales en las estrechas calles de este, en el suck (mercadillo) o en la calle, prepárate para un vez dentro de este observar a tu alrededor, te quedaras sin palabras, veras tantas cosas que tu cerebro le costara procesar, porque es tanta información junta sumado a personas que te quieren hacer tours, venderte algo y hasta mostrarte la ciudad.

Es tanta nueva información que tu cerebro no podrá analizarlo la primera vez.

viaje a marruecos en nueve dias
Plaza de Jamaa el Fna – El centro de la vida pública de Marrakech – Declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2.001

Luego de dos horas dentro del suck, aparecimos en las afueras de este, perdidos en sus pequeñas calles, y con la mente cansada de tanto tratar con los comerciantes y del viaje.

Encontrar el camino no fue tan difícil, nos orientamos para volver al hostel, lo encontramos por nuestra cuenta sin preguntar y una vez dentro fuimos a la terraza para tomar unos mates y ver el atardecer junto con algo de abrigo ya que por el día sé esta muy bien (quizás hasta 20 grados), pero al caer la noche uno necesita abrigarse (5 grados), recuerden que fui en invierno, pero en general sé esta super bien, me han dicho que en verano es muy caluroso.

Por la noche fuimos a otro restaurante para así dormir luego ya que por ser un día pasamos de un mundo en donde uno presiona un botón para dar tu opinión acerca de que tan limpios están los baños (UK) a otro donde hay gente vendiéndote cosas en el suelo (vendedores ambulantes).

viaje a marruecos en nueve dias
En el interior del Suck, esta lleno de mercadillos en la cual la regla número uno es regatear el precio… Siempre!

El desayuno era de 6:45 Am a 10:00 Hs, por lo que a las nueve ya estábamos arriba, para una vez terminado el típico desayuno marroqui que consiste en panes caseros llamada harcha y una torta frita llamada rghaifs, ambas se acompañan con mantecas, mermeladas, lo que quieras irnos para uno de los palacios que había en la ciudad. Al que fuimos se llama palacio de la Bahia construido a finales del Siglo XIX, en el interior tiene muchos patios internos con sus bellos jardines.

Una hora después dejamos el palacio y al salir pasamos por una de las tantas casas de especias y tantas cosas más típicas de Marruecos, el hombre era un excelente comerciante, nos invito a tomar te, mientras nos mostraba todo el local, finalmente caímos en la tentación y compramos algunas cosas naturales como shampo, especias, piedra pome, mentas para el resfrío y antes de irnos nos regalo viagra natural! si como lees, vienen en formas de ramas de árbol en donde hay que hervirlo y luego beberlo como una infucion.

Al despedirnos del hombre, que lamentablemente olvide su nombre, nos fuimos caminando al famoso shopping center, que se encuentra en las afueras de la medina a unos 15 minutos caminando, llamado Menara Mall, se preguntaran por que fuimos ¿no? La respuesta es que me gusta ver todas las realidades de un país cuando voy, quiero verlo todo, o lo más que pueda de este. Para que se ubiquen fuera de la medina es increiblemente diferente, lo que dentro es hasta casi caotico y antiguo, afuera es increiblente ordenado y perfecto, sus grandes avenidas, muchisimos jardines, orden.

En el shopping de Marrakech

Una vez dentro del shooping, pasamos por un detector de metales, y recorrimos sus 3 pisos para descansar y tomar un helado en la terraza donde uno puede contemplar toda la vista de la ciudad de Marrakech y de fondo las montañas con nieve, una vista increíble la verdad.

Luego del descanso en la terraza y llenarnos de energía solar, fuimos al lado de este mall donde hay un Carrefour, nos hicimos de unas provistas de frutas, verduras y snacks para hacer un verdadero picnic enfrente de la mezquita de Kutuiba en el centro y en el interior de la medina, nos alojamos en uno de los tantos parques verdes que tiene, pero lo curioso es que no se puede estar en el césped, solo en los bancos! Si increíble, el guardia que anda dentro de este parque en su bicicleta toca un silbato cuando te ve, por suerte nos dejó en un rincón de este y pudimos hasta inclusive mirar el cielo y cerrar un rato los ojos, por no decir que dormimos una siestita.

El resto del día fue normal, compramos unos doner kebab en un pequeño take away, y nos fuimos al hostel a descansar y hablar con las interesantes personas que suelen frecuentar esos lugares, ese día conocí a Amagi, un profesor jubilado que actualmente recorría el mundo, hablamos por una hora y nos despedimos ya que por la mañana iríamos a Essaouira, una ciudad en la costa de Marruecos.

Viajando a Essaouira

Una vez que estuvimos dos días completos en Marrakech, junto con Rob decidimos tomar una excursión de casi tres horas en trafic, hacia Essaouira, es una ciudad portuaria marroquí, situada en la costa occidental atlántica, la noche anterior habíamos pagado la suma de 25 euros cada uno en el que incluía el viaje hasta allí y luego de unas cuatro horas por tu cuenta, en la que podías visitar lo más que puedas, ellos te recogían.

¿Que hacen esas cabra en los arboles?

Durante el viaje, páramos a unos metros de la ruta, las famosas cabras trepadoras de los árboles de argan -¿que hacen ahí esas cabras?, pues esas cabras trepan para comer el fruto que da este árbol, luego  las heces de este animal, los locales hacen un aceite muy famoso y cotizado en el mundo.

Fue todo un espectáculo para nosotros ver eso la verdad, lo había visto en internet, pero verlo en vivo fue sumamente impactante e inolvidable. No lo podía creer que estaba hi viendolo, en vivo era alucinante, ahí estaban, había muchísimo viento, las ramas se movían demasiado y estas estaban intactas sin caerse, son todas unas guerreras.

viaje a marruecos en nueve dias
Cabras trepadoras del árbol de argan, comen sus frutos para luego los locales hacer el famoso aceite de argan, entre tantas cosas mas, cotizado en todo el mundo.
viaje a marruecos en nueve dias
Mujeres en la primera etapa de la fabricación del aceite de argan.

Otra parada en la que hicimos fue, visitar a un negocio local, en donde estas personas producían el aceite de argan en muchísimas variables, como ser jabones, cremas, aderezos, muchísimas cosas más de las que no te  vas a imaginar.

El recorrido era desde que tenían el fruto en la mano, hasta en donde salia de manera procesado en forma de líquido. Fue bastante entretenido la verdad, duro unos veinte minutos.

Essaouira

Ahora si… Emprendimos hacia Essaouira, al entrar lucia como una ciudad muy turística, y así lo era, había muchas edificaciones dedicadas al turismo de verano y una playa inmensamente larga y hermosa. Arrancamos a unos 150 metros de la medina (ciudad antigua amurallada) al lado estaba la playa, era increíble el viento que había, pero así y todo fui a tocar el agua del océano y hacer un pequeño video.Una vez sentido la arena con mis pies y el atlántico con mis manos junto a Rob nos fuimos a la medina.

Dentro de la medina era igual que las demás ciudades con medinas, calles angostas, tipos laberintos y con mercaditos de todo lo que se te ocurra en este momento, la mayoría de especias y productos locales.

Hay que aclarar que fuera de Marrakech las personas no son nada insistentes en quererte vender algo o querer llevarte a recorrer la ciudad. Son super educados y hasta te dan las gracias de que estes ahí en su ciudad y en su tierra.Caminamos por dos horas, dentro de la medina, y nos sentamos a comer en un local pequeño, donde lo atendía una familia, mi pedido, que ordene en el menú que ellos tenían aparentemente en la carta, me la fueron a buscar quien sabe donde ya que no se encontraba en el lugar, mi plato apareció a los diez minutos, lucia muy bien, al parecer mi comida era como un guiso de garbanzos (no pude saber bien ya que no hablaban español e ingles y por mi parte yo no hablaba francés y árabe marroqui). Fue exquisita y por solo dos euros con ochenta céntimos.

Al terminar seguimos descubriendo, solo que esta vez nos separamos, Rob se fue a tomar un café y yo quería seguir caminando y viéndolo todo como siempre, nos encontramos antes que el bus se valla.

Yo estuve viendo postales para comprar y un poco más le medina, y él estuvo con un grupo de locales tocando el tambor.A la noche llegamos alrededor de las 8, teníamos mucha hambre, como en todo viaje, asique fuimos a un restaurante y pedimos los famosos doner kebab, hoy en dia son muy consumidos por los turistas en cualquier ciudad de Europa.

Finalmente al terminar nuestros kebbab fuimos a un living que había en la primera planta a conversar y presentarse como es muy común en hoteles de todo el mundo… y  ahí estábamos personas de todo el mundo, un Uruguayo, una polaca, un norteamericano, una alemana, una belga, un italiano, Rob y yo! fue sumamente enriquecedora esa reunión ya que uno aprende mucho y personalmente las disfruto mucho.

Al estar unas horas nos fuimos a un hotel que funcionaba de bar para los turistas y algunos locales que no eran musulmanes, ya que recuerden, no toman alcohol y no se vende en ningún restaurante. Degustamos una cerveza marroquí acompañada de las aceitunas picantes que dejaban en la mesa. también despedimos a algunos que se iban, ya sea a su casa o a seguir ruta.Obviamente quedamos en que se iba a repetir la siguiente noche en la terraza del hotel.

viaje a marruecos en nueve dias
El famoso hotel-bar y junto a mí el camarero.

Dia 4: Rob se fue a las 8 de la mañana para el aeropuerto de Menara de Marrakech, yo iba a desayunar con el, pero nunca escuche las mil y una vez que me dijo para levantarme , al parecer todos los de la pieza lo escucharon menos yo… asique ahi estaba a las 10 de la mañana desorientado y preguntandome por que no me habia avisado. Baje a desayunar y las chicas de la habitacion se reian por el hecho de que nunca escuche que me llamaba.

Ese día iba a tomar la excursión del desierto del Sahara, pero decidí no hacerlo, además de que era tarde porque salíamos temprano por la mañana.

Museo de la fotografia en Marrakech

Ese día quede con los chicos del hostel, los mismos que habíamos compartido charlas en la terraza y bebidas en el hotel-bar del centro. Empezamos la mañana yendo al museo de la fotografía, creado en 2009, donde cuenta con fotografías de la ciudad desde el año 1870 a 1960, es increíble pero algunas cosas verán, una vez en el país, que no cambiaron tanto en más de 100 años.

La entrada cuesta unos 4 euros y arriba cuenta con una terraza bar-café donde se contempla una linda vista de la medina.

marruecosennuevedias
Dentro del museo, es una famosa casa Riad, con su jardín en el centro y alrededor de este los pasillos con sus respectivas habitaciones, en este caso en todas las paredes se encuentran fotografías desde los primeros años hasta los últimos

Una vez terminado de recorrer el pequeño museo, caminamos de vuelta a la plaza central donde entramos a un restaurante y nos fuimos directo para la terraza, para tener de vista la mismísima plaza y escuchar la vida misma. Al terminar nos fuimos para el hostel, yo tenia que prepararme para mi aventura al desierto, armar los bolsos antes de que se haga de noche ya que siempre en mí habitación había alguien durmiendo desde muy temprano por lo que con la luz apagada era imposible, pagar el tour en el mismo hostel que lo vendían y hacer unas compras.

Dia 5: Me levante super temprano, a eso de las 6 porque como de costumbre no termine mis bolsos y tuve que hacerlo fuera de la habitación en el pasillo. Una vez terminado los bolsos baje a desayunar para luego esperar a gente del tour que pasaría a buscarme por el hostel.

Yendo al desierto del Sahara

Otros chicos del mismo hostel hacían el tour pero de dos días, en el que era una noche en el desierto pero todo el día arriba de la trafic.

Nos fuimos todos  con la persona que nos busco y una vez en la plaza central de Marrakech nos dividieron según los días en los que estaríamos, me fui solo a una trafic en donde al entrar me presente y empece a conocer a mi grupo, que estaría junto a ellos los siguientes tres días.

Precio del tour

El tour al desierto de tres días y dos noches costo 85 euros, lo hice junto a personas de otros hostels y hoteles, en nuestra trafic eran más o menos 10 personas, las nacionalidades que se encontraban eran China, Austria, Bélgica, Venezuela, Irlanda, Irlanda del Norte, Canadá, es decir casi ninguna nacionalidad se repitió.

Que destinos conocimos:

Conto con paradas en la ciudad antigua bereber donde se han filmado películas como gladiador, 007, la momia, entre otras. Otra parada es solamente por afuera de un museo del cine llamado Atlas, no pudimos entrar por el poco tiempo que teníamos. Y por último para en las Gargantas de Todra, un cañón donde es un lugar muy famoso para realizar alpinismo. La primera noche dormimos en un hotel en el medio del camino al desierto de Merzouga, en el cual estaba incluido la cena y desayuno.

Antes de la cena nos conocimos un poco más con los chicos de la trafic alrededor de un hogar inmenso que daba mucho calor al hotel que estaba entre las montañas.

Compartí la habitación con el Belga Ben, un viajero de 33 años que había hecho ya el desierto de Egipto y visitado centro América entre muchos otros viajes. Siempre que conozco personas viajeras suelo hablar demasiado, veo a esa persona sumamente interesante.

marruecos en nueve dias
Almorzando típica comida marroqui cerca de las gargantas de Todra.

Día 6: Una vez realizado lo contado, arrancamos temprano para llegar al Sahara Merzouga (uno de los desiertos de Marruecos) alrededor de las 5 de la tarde.

En el desierto

Una vez enfrente del desierto, lo separaba una avenida del barrio donde habíamos aparcado, dejamos todos los equipajes en el bus, llevando lo indispensable solamente y fuimos caminando hacia los camellos, por esas  casualidades me dieron al camello que más rebelde estaba, al verme ahí parado adelante de todos, uno de los encargados del tour me dice que me acerque que ese iba a ser mi camello, mi expresión fue como diciendo ¿me estas jodiendo?!, pero no era así, era para mí.

Al segundo camello más rebelde se lo dieron a mi compañera austriaca Cristinha,  ambos camellos iban separados al resto, el de ella iba primero y le seguía el mio, ambos iban atados y adelante de estos iba un joven que los llevaba hasta llegar al campamento.

Con el dromedario en el Sahara

El paseo fue de una hora y media, se realiza antes de que caiga el atardecer de manera de que lo puedas ver montado en un camello y contemples como va desapareciendo el sol. Fue toda una aventura y experiencia única esa, pude sentir y vivenciar algo que antes solo había leído.

marruecosennuevedias
El de atras soy yo, una chica de China saco la foto.

El desierto trasmite paz, soledad, hace que uno piense acerca de si mismo, te hace ver, que tan pequeño somos, al igual que cuando emigras.

viaje a marruecos en nueve dias
Durante el camino hasta las tiendas.

Una vez llegados a las tiendas, nos bajamos de los camellos, como era de esperar mi camello (el rebelde) no quería flexionar sus patas… en broma el joven que nos llevo decía que salte, me le reí y le dije que ni loco.

Llegamos una hora antes de que anochezca. Deje mi mochila en una de las habitaciones que había dentro de la gran tienda y al salir fuera de esta veo que el encargado del tour subió en su camioneta 4×4 a algunas de las chicas que viajaban conmigo, y a esto me llaman para que me suba, que había un lugar! Obviamente fui corriendo, el boss nos paseo por 15 minutos en caminos montañosos, deslizando la camioneta en las dunas y deteniéndose en la cima de una montaña para que veamos el atardecer. Le agradecí muchas veces, eso fue algo increíble.

Al volver nos invito a fumar la típica narguile, era de menta, les tengo que confesar que con las chicas le preguntamos muchas veces al boss si de verdad era solo menta, el se reía y decía que si, por suerte fue verdad. Una hora más tarde cenamos, era el famoso tajin ¿que es Tajin? Es un recipiente fabricado en barro cocido, y dentro se encuentra lo que es parecido a un guiso, puede ser de pollo, sardinas, cerdo  y en ese recipiente se cocina y permite que se mantenga su calor. Es exquisito y siempre se acompaña con el famoso pan marroquí.

viaje a maruecos en nueve dias
En el interior de la tienda, esto es el comedor, luego a los costados se encuentran las habitaciones.

Al terminar la cena se nos invito afuera, alrededor de una fogata, además de los 10 turistas que iban conmigo, había muchos grupos más, la mayoría proveniente de Corea del Sur y Japón, por lo que luego de los bailes y música marroquí tocada por los guías, le siguió karaoke Coreano y Japones, imagínense los demás, no entendíamos nada, pero obviamente alentamos al Japones que tocaba la guitarra y cantaba, fue una noche increíble.

Viendo el cielo acostado en el desierto

Lo mejor fue cuando mire al cielo… Al no haber luz  puede ver tantas estrellas y las sentí tan cerca que las quise agarrar, la noche se iluminaba, es tan loco que hoy en día nunca levantamos la cabeza y apreciamos lo bello que es el cielo, y en ese lugar del mundo, al no haber nada el cielo brilla como en ningún lado. Quise dormir ahí en las dunas de arena, pero me fue imposible dormirme afuera ya que hacia mucho frio, pero estuve largo tiempo charlando con los chicos acostados viendo las estrellas.

viaje a marruecos en nueve dias
Música bereber, originaria de Marruecos. una vez terminada seguimos con el Karaoke surcoreano.

Dia 7:  Nos levantamos a las 6 de la mañana, habíamos dormido pocas horas. Teníamos que salir antes de que se haga de día, dejamos la tienda en plena oscuridad y  unos minutos de haber arrancado en plena oscuridad solamente con la luz de la luna el campamento quedo atrás y no se vio más.

Así fue por lo menos 30 minutos hasta que en el horizonte se empezó a ver luz, era el sol que estaba naciendo nuevamente para nosotros e iluminarnos el camino. Al llegar otra vez a la civilización, nos despedimos de la gente del tour y de los camellos que tan bien se había portado, hay que reconocer que esos animales no son libres y no se los trata muy bien tampoco, me toco vivirlo en persona como lo trataban cuando estos no respondían. Cruzamos la ruta y fuimos a un café a desayunar todos juntos para después subir a la trafic e ir despidiendo de a uno a las personas que habían vivido esa hermosa aventura conmigo.

Solo Paola de Venezuela y yo volvimos hasta Marrakech, a los demás no les convenía y seguían viaje hacia otras ciudades. Al llegar a las 10 de la noche me fui directo al Hostel que tenia una noche más paga y que tenia que reservar hostel en la Capital de Marruecos, llamada Rabat.

Mi vuelo hacia Madrid salia desde allí. Al llegar a la habitación veo una pareja de ingleses acostados  en una cama individual y por esas cosas de la vida al hablar me dicen que por la mañana salían para Rabat y que ya tenían Hostel! A esto le mostré mi interés y quedamos en ir juntos a la mañana siguiente en tren.

A Rabat en tren primera clase

Por la mañana el tren salia a las 10, no me pregunten como pero llegamos justo un minuto antes de que salga, increíble! Habíamos encontrado el taxi una cuadra antes de la plaza central en Marrakech y pactamos el precio antes de subir. El tren en clase turista estaba completo y nos fuimos a la primera clase que por 250 Dirham Marroquíes (25 euros) fuimos demasiado cómodos las siguientes 3 horas y media de trayecto. Hay que aclarar que los trenes en Marruecos son excelentes, como en Europa, puntuales y muy bien tanto exterior como interiormente.

Rabat, la Capital de Marruecos

Al llegar a Rabat el panorama cambio por completo, era una ciudad como cualquier otra ciudad del mundo, con grandes edificiones, en síntesis, muy moderna. Para llegar al Hostel teníamos que atravesar gran parte de la ciudad.

¿Donde dormir en Rabat? Capital de Marruecos

Dejamos la estación y nos fuimos con dirección a la medina, la atravesamos y nos dirigimos a la zona del puerto, donde se podía ver que esa era la parte rica, con lujosos restaurantes y cafés. El hostel estaba en el medio de la medina, nos habíamos perdido por lo que entre que cenamos y todo tardamos dos horas en llegar, a todo esto yo tenia dos bolsos, estaba muy cargado. Al llegar entramos, en el interior había un montón de niños con sus tablas de surf por todos lados, resulta que el hostel funciona como una escuela de surf tanto para los turistas como para los niños locales que estaban ahí.

Deje todas mis cosas en la habitación que era compartida con otras 6 personas y me fui a conocer la ciudad. Estaba a 100 metros del Souk de Rabat, por lo que camine y camine dentro del mercado, en sus angostas calles repletas de locales con sus miles de variedades. Compre en panaderías locales riquísimas facturas típicas de Marruecos.

Diferencia con Marrakech

A diferencia de Marrakech podías caminar tranquilo sin tener que decir no a cada rato, en cambio, te saludaban y te daban la bienvenida. Me sentí siempre muy seguro en todo momento, hasta caminando en la noche solo.

viajepormarruecosennuevedias
Dentro de la medina de Rabat.

Era hora de volver y antes de llegar a mí hostel me detengo en una tienda de pinturas, curiosamente me detuve a mirar desde un lateral, donde las dos personas que estén adentro no me vean y me quieran vender algo. Por suerte me vieron ¿y por que digo por suerte? Porque desde ese día me hice amigo de las dos personas que estaban en el interior del pequeño local, el pintor se llama Ali y su amigo Said me invitaron a sentarme en el único banquito que tenían. Pasaron casi dos horas, era tarde, hablamos de todo, de la vida, de las pinturas, del pais.

A la siguiente mañana me esperaban para invitarme el famoso te marroquí al cual accedí y quedamos para la mañana siguiente.

17621936_10155935792403538_5893724321809000146_o.jpg
La tarde que conocí a Ali.

Dia 8 y 9: Me levante temprano, siempre que estoy en un lugar nuevo quiero aprovechar al máximo, desayune y antes de ir a la tiendita de Ali fui a dar una vuelta por la playa y el barrio que estaba al lado de esta y dentro de un fuerte, este barrio se llama Kasbah de los Audayas. En el interior también contaba con un bello jardín.

Al recorrer todo fui a la tiendita de Ali y al llegar me da de nuevo su banquito y llama por teléfono al delivery de te, si como leyeron! El camarero llego a los diez minutos.

Antes de beberlo se realiza el siguiente proceso: llenar un vaso y volverlo a volcar en la tetera por tres veces, es para que se mezcle bien el te con la azúcar y sentir la frescura que este tiene.

La tiendita de Ali

DSCN2795
Ali sirviendo el te en sus típicos vasos de vidrio.

Las actividades que hice con ellos fueron muchas: cenar donde cenan los locales, caminar por barrios poco conocidos, llevarme en su bici moto a pasear por Rabat, por el interior de la medina.

La noche que la policía nos interrogo

Inclusive una noche nos paro la policía preguntándoles que hacían conmigo. Les sorprendia el hecho de que un turista estaba con la gente local andando en motocicleta por la ciudad. Le hicieron abrir sus bolsos en los que habia pinturas y pinceles, muy diferente a lo que ellos se creaian que era, chocolate o hachis.

Una vez aclarada las dudas los muy amables policías hacían chistes y yo les agradecí de mi parte por cuidarme.

Otra cosa de las que me lleno el alma fue cuando Ali llamo a la madre para avisarle que iba a ir a comer con ellos a su casa, fue algo hermoso, no solo fui un día sino dos en su casa para luego ver sus primeras pinturas y dibujos en su habitación, que funciona como su taller de arte también, donde nacen sus inspiraciones.

Hasta me hizo un retrato impresionista en menos de 15 minutos mientras tomábamos café marroquí.


Impresionismo Americano, de la mano de Ali Asmai!

Durante los posteriores días se fue generando y consolidando una amistad entre nosotros, tengo que admitir que con ellos viví e hice cosas que sin gente local no la hubiera hecho, estoy sumamente agradecido a la vida por haberlos conocido.
DSCN2811.JPG
El living de la casa de Ali, la mama nos preparo tajin con pepinos y jugo de naranja fresco, más el riquísimo pan marroquí.

Reflexión personal acerca de Marruecos

Para darle cierra a mi historia tengo que decir que Marruecos es un país hermoso, sumamente diverso, con lugares hermosos para ver por todos lados, su gente es increíble, viven muy diferente a nosotros, tienen otras costumbres y culturas, también otra religión, pero no por eso son malos o peligrosos.

Para hacerles una idea es un país sumamente seguro, su Rey, Mohammed VI abrió las puertas de su reino al turismo, día a día llegan muchísimos vuelos con destino a este país, hay mucha presencia policial y militar en la calle, en las rutas por todos el país hay controles, uno se siente seguro, en ningún momento sentí siquiera algo sospechoso.

Asique agregalo en tu lista, planifica tu viaje a ese país, no gastaras mucho y experimentaras un mundo diferente al que estamos acostumbrado en occidente.

Fueron 9 días en el Reino de Marruecos que nunca me voy a olvidar.

No dejen de visitarlo si tienen oportunidad.

Abrazos.

Videos de MARRUECOS en mi canal de Youtube

Federico Ale.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad